Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



viernes, 26 de enero de 2018

El increíble negocio de la venta de puntos del carnet de conducir

* Los anuncios "vendo boli bic y regalo puntos del carnet" siguen activos
* Los puntos se venden por Internet a 100 euros cada uno
* España es el país de la UE con mayor número de abuelas infractoras

Conducir con exceso de velocidad, saltarse un semáforo o aparcar en doble fila puede conllevar sanciones no sólo económicas sino también la pérdida de alguno de los 15 puntos que tiene como máximo un conductor. ¿Estarías dispuesto a comprárselos a un desconocido para no perderlos? Estas dos redactoras lo han hecho.

Qué sensación abrir el buzón y encontrar un sobre a tu nombre con el sello de la Dirección General de Tráfico. Rezas para que no sea muy grave y maldices ese radar que no viste: multa por exceso de velocidad, 500 euros y seis puntos. Esto no significa que te hayan identificado como conductor infractor, la carta te llega por ser el titular del vehículo sancionado. Ahora tienes dos opciones. La primera (y legal), asumir tu culpa e identificarte como conductor infractor, por lo que deberás hacerte cargo de la multa. Y la segunda (basada en la picaresca española), identificar a otra persona como conductor, ya sea un familiar que no coge el coche o alguien que se ofrece a serlo mediante un intercambio económico.

Hemos querido comprobar si es cierto que existe este tipo de compraventa ilegal de puntos del carnet de conducir por Internet. Simplemente escribiendo en el buscador "vendo puntos del carnet de conducir" aparecen cientos de anuncios de gente que se ofrece a este intercambio por una generosa cuantía económica.

Sólo hace falta llamarles o escribirles un correo electrónico para empezar la transacción. El primero en contestar fue Miguel Ángel M. A., un hombre de 43 años residente en Madrid, que ya había hecho esta operación en otras ocasiones. Dijo que estas compraventas son muy sencillas. "Es muy fácil. Tú lo que has recibido es una notificación de multa que te pide que identifiques al conductor responsable de la infracción. Te lo envían porque eres la propietaria del vehículo que ha cometido la infracción, pero ellos no saben realmente quién conduce. Si quieres identificarme a mí, ningún problema", explica en un audio de más de siete minutos por WhatsApp.

Además, Miguel Ángel cuenta las tres formas de identificación del conductor: por correo postal, por la web o por fax. Él prefiere que si hacemos la operación con sus datos (nombre, dirección y DNI o carnet de conducir) los enviemos por fax ya que se emite un resguardo que garantiza que hemos mandado la documentación en el plazo indicado. "A través de Correos no tiene por qué pasar nada pero ya sabes que de tanto en cuanto milagrosamente se pierde alguna carta. El problema es que si no le llega tu identificación, la administración por así decirlo se enfada y a lo que ya tenías que pagar, se le suma una multa extra que antes eran 900 euros y ahora han subido a 1.100 - 1.200 euros por no comunicar a tiempo", afirma. Así, se daría de baja nuestra supuesta multa y se emitiría una multa a nombre de Miguel Ángel.




Una vez explicado el procedimiento, pregunta la cantidad que estaríamos dispuestas a pagarle. Le ofrecemos 400 euros con multa incluida (es decir, nuestra supuesta multa de 500 euros si la pagáramos antes de tiempo se quedaría en 250 euros, él ganaría el resto). Nos contesta que es poco y sube la cifra a 500 euros (por lo tanto, el punto nos saldría a unos 42 euros). No tiene problemas en enviarnos su documentación antes de realizar el pago, así que aceptamos el trato para comprobar si sus datos son reales. Manda foto de su carnet de conducir por las dos caras, su dirección postal y un número de cuenta para que le hagamos el ingreso tras enviar el fax.
Más casos

El poco cuidado de Miguel Ángel no es usual. Son muchos los que no responden al correo electrónico o al llamarles el número ya no existe. Si se consigue localizar a alguno, como Carlos o Ángel, en seguida te pedirán por WhatsApp que les llames por teléfono. Carlos había puesto el anuncio en Internet hacía "mil años". "Es muy fácil: quedamos, te traes la multa, se pone a mi nombre y ya me encargo yo de pagarla. Ah, y traes el dinero, claro", comenta a través de una conversación telefónica. No es la primera vez que Carlos hace una transacción así: "Yo lo hice hace mucho con un chico que le quitaban muchos puntos en un semáforo, puso mi nombre y ya está. No pasó absolutamente nada", explica mientras se define como una persona legal, "otra cosa es que estemos mal de pasta y punto". En este caso, nos pide 100 euros por punto. Le decimos que, para aceptar el trato, nos envíe alguna foto de su carnet al igual que hizo Miguel Ángel, pero se niega: "No debo, no sé si me lo pides para algo raro. No te puedo mandar mis datos sin saber quién eres. Te los voy a enseñar cuando te vea y vas a copiarlos. Esto se hace muy a menudo".

Algo muy parecido sucedió con Ángel que, a diferencia de Carlos, no tiene foto de perfil en WhatsApp. Ninguno de ellos accedió a revelarnos sus apellidos ni a enviarnos su documentación por teléfono, preferían quedar en persona. "Yo si quieres quedamos y lo hablamos en persona. Te vendo un lapicero. No vendo puntos. Te lo dejo a 150 euros cada uno", afirma a través de una llamada telefónica. Al igual que Carlos y Miguel Ángel, confiesa que ya ha hecho este tipo de operaciones otras veces y nunca ha pasado nada: "No y espero que no pase contigo, que tú no seas policía. Tú tienes que decir que iba yo conduciendo, quedamos y me traes el dinero de la multa o la pagas tú antes".
El negocio del boli bic

Como hemos visto, los puntos cuestan desde 42 a 150 euros, aunque lo más habitual es ver anuncios en los que se vende el famoso boli bic por 100 euros pero, ¿hasta qué punto es legal esta frase? Este tipo de publicaciones supone un fraude de ley y una infracción administrativa que podría acarrear fuertes sanciones para el eventual comprador, además de la consiguiente responsabilidad civil e, incluso, penal para el vendedor según Víctor Salgado Seguín, socio director de Pintos y Salgado Abogados y experto en Derecho de las Nuevas Tecnologías. Por otro lado, en lo que respecta a las páginas web como Mil Anuncios, Foro Multas y Anuncioneon, donde se publicitan estos anuncios, el abogado señala que, en base al Artículo 16, no son responsables de estas publicaciones, salvo en aquellos casos en los que se demuestre un conocimiento efectivo por su parte y se nieguen a retirar los anuncios de la web.

Por ejemplo, Foro Multas advierte en las condiciones de su web que se trata de un foro de mensajes particulares. "Nosotros no interferimos, participamos ni favorecemos eso", recalca Alberto Lorca, administrador de foromultas.es. "Hay gente que con el tiempo me ha pedido borrar sus datos de la web. Sobre todo eran personas que vendían puntos hace cinco o seis años y quieren ahora eliminar su contacto", añade. Durante la entrevista también confesó que la policía nunca se había puesto en contacto con ellos por este tipo de mensajes aunque señala que evidentemente estarían abiertos a colaborar. "Yo entiendo que el hecho de ofertar no es un delito como tal, el delito es hacerlo", comenta. Además, cree que las personas que se arriesgan a realizar estos delitos tienen una necesidad económica: "No deja de ser un motivo de subsistencia. Hay personas que lo están pasando muy mal".

Fuente: El Economista

No hay comentarios: