Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



miércoles, 26 de febrero de 2014

Cuarta Mesa: "Propuestas de mejora en la formación y en los exámenes de conducir"

Esta mesa de debate estuvo compuesta por: Juan Carlos Aedo, examinador de la Dirección General de Tráfico y directivo de ASEXTRA; Montserrat Domínguez que trabaja en la Cátedra de Educación y Formación Viaria dell Servei de Tránsit; Peter Lehnert que es director jefe de Springer Fachmedien y el Dr. Bernd Weisse que trabaja en la TUV/DEKRA alemana, que son los encargados de realizar los exámenes de conducir en aquél país. 

El primero en intervenir fue Juan Carlos Aedo,  examinador que cuenta con una larga trayectoria en la Dirección General de Tráfico en Madrid, además de pertenecer a la Junta Directiva de ASEXTRA desde hace varios años. 

El Sr. Aedo empieza su exposición diciendo que desde la Asociación de Examinadores siempre se ha mantenido que la educación vial debe implantarse en la educación reglada y desde la más tierna infancia con el fin de formar en el futuro conductores seguros y responsables. 

Siguió diciendo que las mejoras del proceso de formación y evaluación en España deben plantearse en los tres pilares protagonistas del proceso: alumnos-profesores-examinadores. En cuanto a los alumnos, propugna que haya un aprendizaje obligatorio previo a acudir a examen o certificación de profesor vial de su preparación. Además dice que  los examinadores no entienden  cómo se siguen manteniendo los plazos entre convocatorias ya que el alumno no da clases y se interrumpe la continuidad en la formación.

Para los profesores de formación vial propone un reciclaje cada 5 años acompañado de charlas, coloquios, grupos de debate, etc. Para los examinadores pide  igualmente un reciclaje periódico con todas aquellas materias necesarias para nuestro trabajo. 

El directivo de ASEXTRA dijo en su exposición que los examinadores pretendemos con estas propuestas conseguir más seguridad en las carreteras y un mejor servicio a los ciudadanos, público y de calidad. Sigue hablando del posible examen global que ASEXTRA ya ha propuesto en varias ocasiones a la DGT, con un sistema de créditos o saldo inicial de puntos que se irían descontando según cometiera faltas el alumno. 

Terminó pidiendo, lo que ASEXTRA  viene reclamando, que los resultados no se tengan que entregar en el momento y se puedan enviar por email o sms, utilizando la tecnología del siglo XXI que son de uso común en la población. 

La segunda ponente fue Montserrat Rodríguez que trabaja en la Cátedra de Eduació i Formació Viaria del Servei de Tránsit. La señora Rodríguez nos habló de una investigación que están llevando a cabo  en la Universidad Autónoma de Barcelona sobre modelos teóricos de competencias profesionales que sirven de base para los cursos de profesores de formación vial. Propugna un modelo de cambio de actitudes integrado en la formación. 

Según nos contó, el trabajo de formador vial se divide en 5 fases: evaluación inicial; mejora de la información; la revisión de hábitos y mejora de las destrezas; la integración de sentimientos, valores y emociones: y finalmente la evaluación final del alumno.

El tercer ponente fue Peter Lehnert, director de Springer Fachmedien, que es un grupo editorial en el que la seguridad vial tiene un papel importante. El señor Lehnert es alemán y habla de lo poco rentable que resulta tener una autoescuela en aquel país. Descontados sueltos, impuestos y gastos diversos, según nos dice,  realmente apenas queda un beneficio para la empresa dada la feroz competencia que también existe en Alemania. 

Peter Lehnert quiso destacar los esfuerzos de los grupos empresariales como el suyo cuya filial en España es ETRASA, que invierten muchos recursos humanos y materiales en tecnología e investigación que ayuda a la seguridad vial y con ello a la bajada de accidentes. Habló de la variedad de soportes a través de los cuales se puede realizar el aprendizaje como las tabletas, un formato muy novedoso que ayuda a los profesores a realizar una enseñanza avanzada y acorde a los requerimientos actuales y sobre todo, dirigido a un público joven. 

Otra de las novedades que según su opinión tiene muchas ventajas son los simuladores. Un sistema de aprendizaje, sobre todo en los momentos iniciales, que ayuda mucho al profesor, pero también al alumno a comprender de qué se le está hablando. Según nos dice, con los simuladores puedes ver toda la casuística posible que quizás durante las clases en tráfico real no se dan todas, para todos los alumnos.

Por último, internivo el Doctor Bernd Weisse que trabaja en TUV/DEKRA, el organismo que se encarga de los exámenes en Alemania. La ponencia del señor Weisse fue seguida con muchísimo interés por todos los asistentes al evento. En ella nos habló de las novedades del teórico alemán, que según nos dijo,  se hace por ordenador en su país.

Las preguntas no incluyen fotos reales, porque se considera que primero, si hay un cambio de normativa, es más fácil eliminar aquellas imágenes que ya no son correctas y también porque en las fotos es muy complicado reflejar la realidad de cada una de las situaciones. Ellos hacen imágenes simuladas por ordenador, según lo que quieran preguntar. Nos cuenta también que  próximamente van a introducir vídeos en las preguntas, basadas en el mismo concepto. Lo que pretenden es que el alumno piense y no se aprenda de memoria las preguntas y respuestas.

También nos explicó que en el teórico alemán, las respuestas correctas a cada una de las preguntas no es única, pudiendo ser correctas todas las opciones que se ofrecen o ninguna o alguna de ellas. Muy distinto a España cada pregunta tiene una única respuesta correcta.

Otra de las cuestiones en las que están trabajando en Alemania, según nos dijo Bernd Wesse y bastante polémica, es introducir en el futuro un protocolo de examen práctico digital, con cuestiones que debería evaluar el examinado. El examen tal y como lo conocemos cambiaría hacia un formato digital.

2 comentarios:

Esteban dijo...

CUARTA MESA (1).
PRIMERA PONENCIA.
Presentada por el Sr. D. Juan Carlos Aedo, examinador de la DGT en Madrid y miembro de la Junta Directiva de ASEXTRA. 

Totalmente de acuerdo en impartir educación vial desde la infancia en el sistema educativo.

Totalmente de acuerdo también en la definición de los pilares básicos del sistema de formación de conductores: alumnos, profesores y examinadores. Respecto al aprendizaje obligatorio previo a acudir a examen, como ya he dicho en mi comentario para la primera mesa y para la tercera (respecto al sistema austriaco), no estoy de acuerdo porque no me fío, lamentablemente, de la honestidad con que se lleve a cabo el mismo por parte de, al menos, muchas autoescuelas; razón por la cual, tampoco estoy de acuerdo con la certificación del profesor sobre la preparación del alumno. ¿Recuerdan lo que pasó, no hace tantos años, cuando la DGT permitió dar cursos completos (calificación incluida) para la Licencia de Ciclomotor? Pues eso. Comparto el estupor del ponente respecto a que la DGT mantenga plazos entre convocatorias cuando, el alumno, en la mayoría de los casos (por no decir todos y conceder el beneficio de la duda a la excepción), deja de dar clases durante ese tiempo.

En cuanto al reciclaje de profesores y examinadores... Sobre los examinadores poco puedo decir, porque no tengo suficiente conocimiento ni de la formación que reciben ni de su proceso de selección. Respecto a los profesores, hacerlo obligatorio cada cinco años no me convence; naturalmente, parto de la base de que cualquier profesor que se precie se mantendrá al día por sí mismo. Bien, esto muchas veces no es así (lo que también me parece muy lamentable), pero de hacerlo, yo abogaría por cursos presenciales y obligatorios en fines de semana, realizados en conjunto por profesores y examinadores.

El examen “por puntos”, no sé, podría ser interesante, pero no acabo de verle una ventaja sustancial. Donde sí veo ventajas importantes y claras es en volver al examen en pista cerrada, la mayoría de los que hemos conocido el examen de maniobras coincidimos en considerar un grave error haberlo eliminado. Además, es que vivimos claramente la diferencia que se produjo entre los alumnos que obtenían el permiso con o sin las pruebas en pista.

Sobre cómo notificar al alumno el resultado del examen ya expresé mi opinión en el comentario que envié para la primera mesa.

SEGUNDA PONENCIA.
Presentada por la Sra. Dña. Montserrat Rodríguez que trabaja en la Cátedra de Eduació i Formació Viaria del Servei de Tránsit.

¡Uf! La primera parte, abstracto; y no digo yo que sea culpa del mensajero, que conste. La segunda... Pues parece que más o menos coincide con la realidad, aunque esas partes tan diferenciadas... En todo caso, parece muy claro que “para ese viaje no se precisan esas alforjas”. Y, miren, es que no me puedo resistir, les diré una cosa: Cuando tantos supuestos expertos en seguridad vial logren vivir de la aplicación de sus tesis sin depender del dinero público que les fluye cual maná, entonces, tal vez estén probando algo.

Esteban dijo...

CUARTA MESA (y 2)
TERCERA PONENCIA.
Presentada por el Sr. D. Peter Lehnert, director de Springer Fachmedien, grupo editorial para el que la seguridad vial es importante.

Desalentador panorama para las autoescuelas en Alemania, una lástima.
Estoy de acuerdo en que tenemos a nuestro alcance muchos aparatos, como las tabletas que menciona este señor, que pueden ser una importante ayuda tanto en la enseñanza como en el aprendizaje. Pero, salvo excepciones, ni son significativamente necesarias ni son imprescindibles; lo que es seguro, es que aumenta la carga de trabajo del profesor invirtiendo un tiempo por el que no va a cobrar, pero es que, aunque no le importe, de nada le servirá su esfuerzo si el alumno no pone interés. Y esta es la cuestión. Se pueden utilizar tabletas y otros artilugios como se utilizaban las pizarras y los pizarrines, y pasar a ser una mera cuestión de imagen de muy dudosa eficacia hasta comercialmente.

Los simuladores sí que son muy interesantes y útiles. Y es muy cierto, lo que dice este señor respecto a que permiten una enseñanza bastante más homogénea, pero, hasta dónde yo sé, no funciona, los alumnos no lo utilizan. Seguramente habrá múltiples razones, pero creo que la fundamental es que, la mayoría de los alumnos no ven que tengan que aprender nada, o muy poco, y como de todos modos hay que dar unas “pocas” clases prácticas con un coche de verdad y en la calle, pues aprenderán de sobra lo poco que necesiten “saber para aprobar”. Quienes trabajamos directamente con los alumnos cada día conocemos bien esta incuestionable realidad, esto es darse contra un muro de piedra blindada. A esta arena, nunca bajan los teóricos de la seguridad vial.

CUARTA PONENCIA.
Presentada por el Sr. D. Bernd Weisse que trabaja en TUV/DEKRA, el organismo que se encarga de los exámenes en Alemania.

Me gusta el examen teórico alemán. La teórica es muy importante, sólo dando clases teóricas, clases de verdad, puede calar en el alumno el sentido y razón de las normas. No basta un aprendizaje puramente intelectual de las mismas, han de formar parte de nuestro fuero interno. La actitud con la que conduzca una persona convencida de lo que hace y porqué, es muy diferente de quien actúa sólo por miedo a que le pongan una multa.

Un inciso. En mayo de 2005, si no recuerdo mal, la DGT anunció en su revista oficial que implantaría en cuestión de meses el examen teórico con cuatro respuestas posibles en las que la correcta podía ser una, dos, tres o las cuatro. Pero, misteriosamente y sin anuncio ni aviso previo, lo que hizo la DGT unos meses después fue justamente lo contrario: hacer los exámenes tan repetitivos y fáciles que en cuestión de horas (y no exagero) una persona podía aprenderse las preguntas y aprobar con toda seguridad a la primera. Nunca se había visto esto en España.

En cuanto al examen práctico digital... No sé a qué se refiere. ¿Con un ordenador en el aula, con simulador...? Suena muy extraño, y desde luego, ahora no veo ninguna posibilidad de poder evaluar a una persona si no es con el coche y en la calle.

Un saludo.