Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



martes, 21 de enero de 2014

Según FACUA, sacarse el carné de conducir cuesta unos 723 euros, aunque de una autoescuela a otra varía hasta un 166%

Obtener el carné de conducir a la primera, con veinte prácticas, cuesta en el Estado español una media de 723 euros, según el último estudio realizado por Facua-Consumidores en Acción en 2013, que ha detectado diferencias de precios de hasta el 165,8 por ciento (721 euros) entre la autoescuela más cara y la más barata.

 El precio medio de las 114 autoescuelas encuestadas en doce ciudades en noviembre y diciembre de 2013 es un 2,3 por ciento más económico que en 2012, cuando el coste era de 739 euros para quienes se sacaban el carné a la primera realizando veinte clases prácticas. 

Si se comparan precios entre las autoescuelas de una misma ciudad, los usuarios pueden encontrar diferencias que van desde el 13,4 por ciento de Cádiz hasta el 63,7 por ciento de Almería (entre 69 y 295 euros). 

De las ciudades incluidas en el estudio, Jaén y A Coruña son las ciudades más económicas, con un importe medio de 535 euros. Las más caras en 2013 son Logroño, donde supone una media de 1.113 euros seguida de Murcia (923). Las diferencias entre la ciudad con el precio medio más caro y el más barato alcanzan los 577 euros, un 107,9 por ciento. 

Eso en el caso del alumno que se saca el carné a la primera. El informe contempla un segundo supuesto en el que, tras recibir un mes de clases teóricas, el alumnos aprueba a la primera y, sin embargo, suspende en dos ocasiones el examen práctico, aprobando éste a la tercera. Ello supone dar 35 clases prácticas y, dado que ha agotado las convocatorias iniciales, tener que renovar el expediente, lo que encarece aún más el precio. 

Para este tipo de alumno, el precio medio que le supone prepararse para lograr el permiso de conducir es de 1.323 euros para las doce ciudades analizadas. Esto supone 600 euros más (un 83,1%) que si aprueba a la primera. Para este alumno, la ciudad más barata es A Coruña, con un precio medio de 975 euros, frente a los 1.741 euros que debe abonar en Logroño. La diferencia llega a ser de 766,12 euros (un 78,6%). 

Por el contrario, en Bilbao está el centro más caro de todos los encuestados, 1.900 euros, un 111% más (más del doble, con una diferencia de 999 euros). En 2013 el coste medio para este tipo de alumnos ha descendido un 3,3%, pasando de los 1.366 euros que costaba en 2012 a los 1.323 euros de 2013. 

24,60 EUROS DE MEDIA POR LAS CLASES PRÁCTICAS 

La duración más frecuente de las clases prácticas es de cuarenta y cinco minutos. El precio medios de estas clases fue de 24,60 euros en 2013 por cuarenta y cinco minutos al volante por una clase suelta, aunque se registraron puntas de 13,31 euros de media en A Coruña y de 31,26 euros en Barcelona. Entre una y otra existe una diferencia de 17,95 euros, el 134,9% por una clase de características muy similares. La media de las clases prácticas de 45 minutos era en 2012 de 25,11 euros. 

Mientras, la forma de cobrar la formación teórica varía mucho entre las autoescuelas encuestadas. La gran mayoría la incluyen en el precio de la matrícula, aunque algunas la cobran por meses, otras dan un precio para un plazo concreto y otras tienen un precio global para todo el tiempo que se necesite. Facua recomienda consultar si durante el tiempo de apertura de la autoescuela para realizar test se dispone de un profesor para resolver dudas, o por el contrario la consulta está limitada a unas horas concretas. 

En cuanto a las tasas para realizar el examen, el informe señala que un porcentaje de las autoescuelas incrementa el precio de la tasa (88,50 euros exentos de IVA, el coste en 2013, lo que da derecho a repetir uno de los dos exámenes) añadiendo un importe por gestión. (Seguir leyendo)
www.deia.com

1 comentario:

Esteban dijo...

Estoy harto de estos estudios de FACUA y demás asociaciones de consumidores. No lo soporto. Son tendenciosos y acientíficos. He contestado punto por punto más de uno, llenando varios folios de argumentos que envié por correo ordinario sin obtener respuesta alguna y, claro, sin que publicasen ni uno solo de mis razonamientos.

FACUA hace estos “estudios” de forma cíclica con el fin de hacerse publicidad, pues saben de antemano que en cuanto toquen este tema, da igual lo que digan, serán portada en todos los medios, televisiones incluidas.

Es muy curioso que nunca arremetan contra los fabricantes de coches ni defiendan a los consumidores contra los abusos de estos. Todos conocemos algún caso en el que el comprador de un coche nuevo sufre averías desde el primer momento, ¿Y acaso le devuelven el dinero o le sustituyen el coche por otro idéntico? No. Ni se acaba de arreglar nunca. Eso por no hablar de por qué no equipan a los modelos de menor precio de elementos básicos de seguridad activa y pasiva y de los que sí gozan sus hermanos ricos. Y muchas cosas más, pero, claro, los fabricantes son multinacionales; y no sé de ninguna autoescuela que lo sea.

Las veces que escribí a esta y otras asociaciones, periodistas, concejales, alcaldes, ministros... Y seguro que me dejo alguno, siempre les invitaba a que pasaran una jornada, o media, por lo menos, en el asiento trasero de un coche de autoescuela dando clases. Entonces, señores de FACUA, escriban ustedes a qué precio hay que dar la clase de coche. Seguro que supera ampliamente el de la autoescuela más “cara” de España. Y eso sin contar exámenes, donde ustedes, señores de Asextra, y nosotros, vamos sin red.
Un saludo.