Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



martes, 31 de diciembre de 2013

Al volante, hasta que los dolores nos separen

- Solo el grupo de conductores mayores de 65 años aumenta en número de víctimas
- Sus necesidades crecientes de movilidad obligan a repensar controles y protocolos


La historia de Bob Edwards recorrió hace unos meses medio planeta cuando trascendió que este neozelandés, de 105 años, era el conductor más longevo de su país. Después de 88 años conduciendo, todavía sigue poniéndose al volante, tres veces por semana al menos, para recorrer los 15 kilómetros que separan su casa de una tienda. Y el caso de Edwards, que nació el mismo año que Henry Ford lanzó el famoso Modelo T, no es el más excepcional: aún le faltan tres años más de veteranía para superar el récord del estadounidense Fred Hale, que condujo hasta los 108 años, según el Libro Guinness.

Sin embargo, los dos casos son insólitos. Aunque el número de personas mayores de 65 años que conservan su permiso de conducir crece sin cesar, no son tantos los que con más de 80 años conservan las capacidades psicofísicas adecuadas para manejar sus propios vehículos con seguridad. Pero, al mismo tiempo, disponer de coche proporciona más libertad a unos mayores cada vez más activos y, en algunos casos, reacios a pasar a ser un peatón más. ¿Cómo establecer entonces cuándo se debe dejar de conducir? ¿Es necesario algún protocolo que lo regule?

La directora general de Tráfico, María Seguí, ya alzó la voz de alarma el pasado septiembre, durante la presentación del último balance anual de tráfico, porque los conductores más mayores son prácticamente el único colectivo en el que ha aumentado el número de víctimas mortales por accidente. En 2012, a excepción del grupo comprendido entre los 0 y los 14 años, donde hubo 10 fallecidos más, el grupo de personas con más de 74 años es el único que ha registrado un mayor número de muertos. En concreto, perdieron la vida el año pasado 112 conductores de esta edad, 37 más que el año anterior —en esta cifra no están incluidos ni peatones atropellados ni copilotos—. Y atendiendo al número global de víctimas, incluidos heridos graves y leves, también ha experimentado una mayor accidentalidad el grupo de conductores con edades comprendidas entre los 65 y 69 años (un total de 1.427 víctimas, 198 más), entre 70 y 74 (109 más) y los mayores de 74 (229 más). (Información)
www.elpais.es

No hay comentarios: