Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



domingo, 15 de enero de 2017

La DGT intenta frenar la sangría de accidentes mortales con un servicio de asesoramiento para el Centro de Gestión del Tráfico de Madrid que llevarán a cabo dos empresas de Ingeniería por 2,5 millones de euros

El “servicio para la elaboración de estudios e informes técnicos relativos a la circulación y la gestión de la información del Centro de Gestión del Tráfico de Madrid”, ha sido adjudicado a una UTE de Iceacsa Consultores y Tekia Ingenieros.

El director de la Dirección General de Tráfico (DGT), Gregorio Serrano, afirmaba recientemente que tras dar a conocer los tramos más peligrosos de la red viaria española mediante la señalización de los puntos negros es necesario trabajar con los titulares de las carreteras para reducirlos. Sin embargo, la información sobre estos puntos negros no es tan sencilla para el conductor. Además, las carreteras presentan un estado ampliamente mejorable. La congelación de los Presupuestos de 2016 ha provocado un estancamiento en la construcción de Autovías, que son las carreteras más seguras y donde solo se produce el 20% de los accidentes mortales. Además, las carreteras interurbanas secundarias, las que presentan mayor mortalidad, presentan un estado lamentable en muchos puntos que no se subsana. Pero, ¿de qué datos se excusaba Serrano?

Desgraciadamente, la siniestralidad en las carreteras españolas no mengua. Las acciones llevadas a cabo por la DGT en los últimos años según las indicaciones del binomio formado por ministro y director –Jorge Fernández Díaz y María Seguí primero y Juan Ignacio Zoido y Gregorio Serrano ahora-, no son lo suficientemente eficaces como para reducir sensiblemente la mortalidad en el asfalto nacional. Cinemómetros, radares, helicópteros, reducciones de velocidades punta, controles de alcoholemia y drogas, campañas de concienciación, letreros luminosos… Muchas han sido las estrategias llevadas a cabo por el organismo autónomo dependiente del Ministerio del Interior, que se han dado de bruces contra una realidad que pesa más que cualquier maniobra emprendida por la Administración: en España muere demasiada gente por accidentes de tráfico. La última Campaña llevada a cabo por la DGT ha sido la de Navidad puesta en marcha el pasado 23 de diciembre. Desde aquel momento se han producido 32 accidentes mortales que han segado la vida de 34 personas, las mismas que en el operativo realizado en 2016. Que el dispositivo este año haya durado dos días más que el año anterior, ni siquiera sirve como triste bálsamo para aplacar tanto dolor consumado en las autovías españolas.

Está claro que la política de seguridad de la DGT no funciona y algo debe hacer el organismo encargado de la vigilancia y control de las carreteras en nuestro país. De hecho, que 2016 se haya cerrado con e 1.159 víctimas mortales en accidentes de tráfico es la peor de las noticias que se podrían haber recibido. El problema no subyace solamente en que este número represente una subida de 28 muertes con respecto al año anterior, sino que se ha puesto fin a una tendencia de descensos que venía registrándose en la última década.
Un nuevo intento millonario

Para poner fin a tal sangría la DGT ha decidido tomar decisiones de calado, quizá por aquello de que a grandes males, grandes remedios. No parece sin embargo, que las subvenciones millonarias a grandes empresas de ingeniería vayan a cambiar diametralmente la situación. El pasado 31 de diciembre, la DGT formalizaba la adjudicación del contrato para el “servicio para la elaboración de estudios e informes técnicos relativos a la circulación y la gestión de la información del Centro de Gestión del Tráfico de Madrid”. El importe que revestirá al convenio parece, cuanto menos, descabellado. 2 millones y medio de euros (2.417.497,72 euros) para un contrato de 24 meses de duración y sin rebajar un céntimo el presupuesto base de licitación.

Un contrato adjudicado a una Unión Temporal de Empresas (UTE), conformada por dos gigantes como Iceacsa Consultores y Tekia Ingenieros que asesorará a la DGT en su gestión diaria de archivos y documentos. La primera, empresa coruñesa nacida en 1985 que se define como “consultora pionera y líder en el desarrollo integral de proyectos en los ámbitos de la ingeniería, edificación, urbanismo y medioambiente”. La segunda, una empresa madrileña fundada en 1998 que “ofrece soluciones basadas en la aplicación de nuevas tecnologías y de nuevos procedimientos organizativos al transporte, buscando la sostenibilidad como horizonte”. La UTE se ha llevado el contrato por “haber formulado la oferta más ventajosa para el organismo y para el interés general” entre las cuatro propuestas recibidas.

Fuente:Extraconfidencial

La Guardia Civil, impotente ante los grupos de WhatsApp que alertan de los controles de alcoholemia

DGT, Fiscalía también admiten que nada se puede hacer legalmente contra esta práctica cada vez más extendida.


La noche de fiesta llega a su fin y toca volver a casa. Quizá ha ‘caído’ alguna copa de más y existe el riesgo de dar positivo en un control de tráfico. Para evitarlo, de camino al coche, una consulta al móvil. Concretamente un grupo de WhatsApp en el que hay más de doscientas personas. De hecho, la mayoría de usuarios ni siquiera se conoce entre ellos, pero eso no es obstáculo para lanzar la consulta y evadir la multa: “¿Algún control por la zona?”. No es una simple pregunta a los amigos, es algo mucho más organizado y masivo, una moda creciente que preocupa a las autoridades y contra la que nada se puede hacer, con la Ley en la mano.

“Lo que no está prohibido, está permitido. No se puede hacer nada”. Así, resignado, se manifiesta a este periódico un agente de Tráfico de la Guardia Civil cuando se le pregunta por estos grandes grupos de WhatsApp que integran cientos de personas para avisarse de los controles en carretera. Las autoridades reconocen que existe una laguna legal que les impide perseguir una trampa cada vez más habitual que obliga a las fuerzas de seguridad a modificar constantemente sus despliegues.

Las normas para entrar en uno de estos grupos son claras y simples: sólo se puede participar para preguntar o dar información sobre controles de tráfico. El objetivo principal es burlar los de alcoholemia, los que contemplan las sanciones más severas, aunque también se aprovecha para informar de atascos, accidentes, retenciones…Eso también está permitido. Estos macrochats a los que ha tenido acceso este periódico están integrados por más de doscientas personas, pero ni siquiera es necesario saber quién es el Administrador del foro.

ACCESO RESTRINGIDO

Se entra por invitación de uno de sus integrantes, quien tiene que solicitar al creador del chat que acepte a ese nuevo contacto. “Meted a esta porfa”, se puede leer en uno de los mensajes junto a un número de teléfono. Quien se salga del guión, mande algún chiste, o incluso una inocente felicitación de Navidad es automáticamente expulsado del grupo de manera automática, sin contemplaciones, sin necesidad de que se le recuerde que solo se puede hablar de controles de tráfico. Son los únicos chats en los que los memes no son bienvenidos. Los graciosos tampoco.

“Control en la puerta de mi casa para acceso a salón, no paséis. También os deseo feliz año y cuidadín”. Este era el mensaje bienintencionado que escribió en Nochevieja uno de los participantes en un chat llamado “Solo-Controles” en el que hay 227personas. Fue su último mensaje. También fue el caso del usuario de otro de estos grupos -integrado por ciudadanos de las afueras de Madrid- que respondió aviso de un control bromeando con que ya no iba poder acudir entonces a un famoso puticlub de la zona. Fue expulsado sin mediar palabra y sin que nadie hiciese ninguna pregunta después. Las normas están claras. Un mensaje tipo sería alguno de los que ilustran esta información: “Guardia Civil en rotonda m 505 km 15 a la entrada de Galapar”.

La situación no es ajena a las autoridades. “Es un problema que tenemos detectado. No nos gusta porque obliga a los agentes a estar constantemente moviéndose”, lamenta un portavoz de la Dirección General de Tráfico (DGT), quien recuerda que “entre un 30 y un 40 de los fallecidos en carretera dan positivo en drogas y alcohol”. Desde la Guardia Civil denuncian además que los controles muchas veces son para detener a algún sospechoso “y si se avisa de su ubicación no sirve para nada”. No obstante, asumen en el Instituto Armado que “es un problema más moral que legislativo”.

Así con las conversaciones de uno de los grupos más activos en Madrid.

SOLO MENSAJES DE AVISO

La única norma que de forma indirecta regula el aviso de la presencia policial a otros conductores es el artículo 100 del Reglamento General de Circulación. Castiga el uso de las luces del vehículo para fines distintos de a los previstos en los reglamentos. Fue la forma de intentar acabar con la costumbre de ‘dar las largas’ a quien viniese en dirección contraria para avisarle de la presencia de un control en su camino. Está sancionado con 80 euros de multa, indican desde la Guardia Civil. “Eso ha existido siempre. Algún servicio se monta y se pone una pareja un poco más adelante para controlar los vehículos que vienen dando el aviso”, relata un agente, que considera los macrochats algo diferente, más difícil de atajar.

La visión de la Fiscalía va en el mismo sentido, según declara a este periódico el fiscal de Sala Coordinador de Seguridad Via,l Bartolomé Vargas Cabrera. “No hay posibilidad en ninguno de los delitos del Código Penal. Lo hemos examinado, todo depende de las circunstancias de los hechos para investigar o no. De lo que conocemos porque tenemos un contacto muy estrecho con las fuerzas de seguridad, no hemos visto materia delictiva”, declara el fiscal al ser preguntado por los macrochats para avisar de los controles. “Son comportamientos muy reprochables, pero eso no basta”, dice el fiscal Vargas, quien recuerda además que “para intervenir un móvil hay que tener una autorización judicial.

Fuente: El Español

Cómo financiar el permiso de conducir si no hay créditos

Un carné cuesta alrededor de 700 euros, pero pocos jóvenes pueden acceder a las condiciones que exigen los bancos para tener un préstamo

En los últimos años las tasas para obtener el carné de conducir no han parado de subir. Aunque los precios varían en cada comunidad autónoma, el coste medio del permiso B de conducir en España en 2016 rondó los 700 euros, según un estudio de FACUA.

Se trata de un importe bastante elevado, sobre todo, si se tiene en cuenta que, generalmente, las personas interesadas en conseguir este permiso son jóvenes y no suelen disponer de suficientes recursos económicos. Además, el precio medio se establece para las situaciones en las que se consigue aprobar los exámenes en la primera oportunidad y contratando únicamente diez clases prácticas.

Desde el comparador de HelpMyCash indican que antes de decidirse a gestionar el carné de conducir, es fundamental preparar un presupuesto previo e incluir la opción de tener que realizar alguna clase más: hay que tener en cuenta la posibilidad de suspender y tener que abonar una segunda prueba. Porque si no se dispone del dinero para realizar las evaluaciones, se puede perder todo el capital invertido, ya que a los dos años caduca la matrícula.

Las opciones de financiación para el carné

Hace unos años, los bancos decidieron tomar medidas y facilitar el acceso a la financiación para que los jóvenes pudieran pagar cómodamente su permiso de conducir. Estos préstamos tenían condiciones asequibles como la ausencia de intereses o plazos de devolución superiores a los seis meses.

No obstante, con la llegada de la crisis, la gran oferta de este tipo de préstamos brindada por parte de los bancos ha disminuido y, actualmente, hay pocas entidades bancarias que las ofrecen.

Además, al tratarse de productos únicamente ofrecidos por bancos, se presentan varios inconvenientes. En primer lugar, muchos jóvenes no cumplen con todos los requisitos exigidos, como disponer de una nómina, o demostrar cierta antigüedad que refleje una estabilidad laboral. En segundo lugar, si urge poseer el permiso de conducir pero no se es cliente de la entidad, no se podrá disponer del dinero al instante.

La alternativa de los minicréditos

En el mismo momento en el que comenzaron a disminuir las ofertas de créditos destinados a este fin, surgieron muchos prestamistas de capital privado ofreciendo mini créditos de hasta 1.000 euros.

Son préstamos con un precio más elevado que el de las hipotecas o los créditos al consumo. Sin embargo, ofrecen condiciones y ofertas muy ventajosas que pueden resultar muy útiles para abonar los gastos del permiso de conducir. De hecho, cada vez son más las compañías que permiten disponer de pequeños importes sin ningún tipo de interés, con requisitos algo más flexibles que los de la banca y con plazos de solicitud y concesión muy breves.

Una de las ventajas de estos créditos es que si se necesita el dinero con inmediatez, se puede conseguir en apenas unas horas o, incluso, en minutos. En segundo lugar, son varias las autoescuelas que incluyen descuentos en sus tarifas, siempre que se abone la totalidad del importe en un único pago, algo que se puede lograr con estos mini préstamos.

Finalmente, cabe saber que para disfrutar de los minicréditos gratuitos, los prestamistas exigirán que cumplamos ciertas condiciones adicionales. Estos requisitos suelen ser el compromiso de devolver el dinero en un plazo determinado, ser nuevos clientes, etcétera.

Eso sí, no hay que olvidar que los minicréditos tienen plazos de devolución muy breves, por lo que además de asegurarse de que se podrá reintegrar el dinero en la fecha pactada, solo servirán para desembolsos concretos que no se puedan pagar con el dinero ahorrado, por ejemplo, la compra de un pack de clases de una vez. Si se piensa en abonar pagos espaciados en el tiempo no será posible, porque muchas veces se exige la devolución en poco más de un mes.

Fuente: Economía Digital

Cartas al Director: "Aparcar de oído"

Víctor Mengual. Málaga. Paseando presencié un singular aparcamiento en cordón. Era un Ford de tamaño medio. Pensé: muy justito entra este en el hueco. Seguí andando y oí a mis espaldas un golpe. Me giré y vi al Ford que le había metido la bola del remolque en el parachoques delantero del coche aparcado. Le había hecho una marca importante. El Ford siguió haciendo maniobras. Con el de delante no golpeaba, pero con el de detrás si lo hacía en cada una de ellas. Cada vez que maniobraba atrás se oía un golpe. Su bola le protegía. Además no era muy hábil en el aparcamiento.

No pude evitarlo e, imprudentemente, le dije al conductor: «Tenga cuidado que está destrozando al coche que tiene atrás». «A ti qué te importa, ¿Es tuyo el coche?», me dijo el conductor.

Esperé a que se fuera y deje en el parabrisas del coche golpeado una notita con el número de matrícula del coche de la bola, y me fui pensando que el culpable de todo esto son las compañías aseguradoras al descontar en los seguros el «bonus malus», es decir, si no tienes accidentes te descuentan una cantidad importante de la póliza. Ellos están promoviendo la mentira y los daños a terceros.

Pensando, llegué mas allá en las responsabilidades a tener en cuenta, ya que es el Estado quién debe velar por los intereses de todos nosotros y entre ellos está el dueño del coche golpeado por otro con bola.

Hay bolas de remolque desmontables, pues, que se obligue a desmontarla mientras no se lleve remolque. A ello se tendría que dedicar también la policía ya que, además y con más inri, hay terceros perjudicados.
Buenos días, espero que no nos toque uno con bola.


Fuente: La Opinión de Málaga

viernes, 13 de enero de 2017

Uno de cada dos aspirantes suspende el examen de conducir en Barcelona

La DGT lo atribuye a la proliferación de las autoescuelas "low cost", que presentan aspirantes sin haberlos hecho suficiente formación

De todas las personas que se examinan cada año para obtener el carné de conducir en Barcelona, sólo aprueban el 48,2% , menos de la mitad del total. Sólo uno de cada tres aspirantes a obtener el carné B1, para conducir turismos, lo aprueba la primera convocatoria.

La Dirección General de Tráfico considera la cifra muy por debajo de lo que sería aceptable y responsabiliza de la situación algunas autoescuelas "low cost". La DGT reconoce que faltan examinadores y quizás hay que mejorar los exámenes, pero denuncia que la situación ha empeorado desde que han proliferado autoescuelas "low cost" con malas prácticas . 

El jefe de la DGT en Barcelona, Adrià Puigpelat, considera muy grave que haya un nivel tan alto de suspensos. "Podríamos hablar incluso de publicidad engañosa. Porque poder presentarse a examen habiendo hecho sólo cuatro prácticas, pues, francamente, nos parece que no es el modelo más deseable."

La Federación de Autoescuelas de Barcelona asegura que hay que denunciar y sancionar las malas prácticas de algunos centros y aumentar los controles por parte de la administración. También piden una tarifa mínima para prepararse para obtener el carné de conducir . Esto evitaría, según ellos, que haya centros que anuncian precios muy bajos, pero que luego cobran más a los alumnos por otros conceptos.

Fuente: Televisió 3

(* Original en catalán)

Castellón: Tráfico pedirá a examinadores que hagan horas extra ante el colapso

Solicitan incorporar dos personas más de forma fija a la corta plantilla provincial. Las autoescuelas piden más tiempo de examen para atajar el retraso de dos meses

La Asociación Provincial de Autoescuelas de Castellón solicitó ayer que los examinadores de la provincia puedan hacer horas extras para paliar los retrasos en la realización del examen práctico, que alcanzan casi los dos meses en la actualidad. Calculan que, de darse luz verde a esta propuesta, Castellón podría atajar las esperas y «ponerse al día antes de la Primavera», tal y como explicó a este periódico el presidente de la entidad, Antonio Pertegaz.

Así lo manifestaron en una reunión mantenida ayer con el subdelegado del Gobierno, David Barelles; y el jefe provincial de Tráfico en Castellón, Víctor Sales; quienes escucharon sus propuestas y se comprometieron a reunirse con los examinadores para tratar el asunto, así como a trasladar la petición a la Dirección General de Tráfico. Pertegaz expuso los «graves problemas de demoras» que sufren los alumnos a la hora de realizar el test práctico, cada vez más alejado en el tiempo de la teórica, lo que supone un hándicap en la formación y propicia más suspensos, según sostuvo.

Además de la opción de realizar horas extra, la entidad pidió que se dote a la provincia de dos examinadores más de forma permanente (ahora tiene un total de siete). «Han enviado ahora un examinador que estará un par de meses en Castellón para desatascar un poco la situación y a final de mes llegará otro más, pero los necesitamos de forma fija y no temporal», apuntó Pertegaz.

Fuente: Periódico Mediterráneo

Facua denuncia el anuncio de Frenadol: sale un enfermo al volante y en letra pequeña recomienda no conducir


Ya había sido motivo de chanza en Twitter, pero ahora es Facua quien reclama a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) que retire el anuncio de Frenadol Complex que puede vese actualmente en televisión por resultar «potencialmente peligroso para determinados usuarios que lo ingieran».




La asociación ha podido constatar que la empresa Johnson & Johnson, encargada de distribuir el medicamento, indicado para resfriados y procesos gripales, está promocionando el producto a través de anuncios en los que se describe cómo un padre de familia, afectado por tos y fiebre, consume el producto justo antes de conducir su vehículo.

Captura del momento del anuncio de Frenadol donde de ve al padre conduciendo y la advertencia que recomienda no hacerlo
La escena coincide exactamente con la sobreimpresión en pantalla de una advertencia que desaconseja manejar un coche si se toma Frenadol Complex: «Este medicamento puede producir somnolencia. Se recomienda no conducir».


Facua pide a la Aemps que imponga una sanción a Johnson & Johnson por su campaña «negligente y peligrosa», así como que exija a la empresa la retirada o rectificación del anuncio, facultad que el Real Decreto 1416/1994 atribuye a la autoridad sanitaria «cuando la publicidad sobre medicamentos sea engañosa para el público o constituya un riesgo para la salud o la seguridad de las personas».

A juicio de la asociación, el visionado del vídeo puede provocar que el usuario piense, de forma errónea, que el consumo del medicamento no supone merma alguna en su capacidad física para poder conducir, por lo que no repare en que el aviso, a pie de pantalla y en letra pequeña, está alertando de exactamente todo lo contrario.

Facua recuerda que el artículo 80 de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios expone que «la publicidad de un medicamento que sea objeto de publicidad al público deberá incluir todas las informaciones indispensables para la utilización correcta del medicamento, así como una invitación expresa y claramente visible a leer detenidamente las instrucciones que figuren en el prospecto o en el embalaje externo, según el caso, y la recomendación de consultar al farmacéutico sobre su correcta utilización».

De igual forma, el artículo 111 contempla como «infracción muy grave» el hecho de que un medicamento «no cumpla los requisitos y condiciones reglamentariamente exigidos en materia de publicidad y promoción comercial de los productos, materiales, sustancias, energías o métodos a los que se atribuyan efectos beneficiosos para la salud».

Fuente: ABC